Por Luis Manuel Arce Isaac

México, 3 sep (Prensa Latina) El ministro de Cultura venezolano Ernesto Villegas estuvo en México como escritor y político para presentar su antológico libro Abril golpe adentro, sobre la fracasada asonada contra el presidente Hugo Chávez en abril de 2002.

El libro, pergeñado en el fragor de la batalla, como hacen los periodistas, y concretado en la investigación, reflexión y constatación de los hechos, vio finalmente la luz en 2009 como una crónica histórica, pero viva, porque las ambiciones de entonces detrás de aquel intento de aplastar la revolución bolivariana, se mantienen hoy con nuevos ingredientes y una situación internacional mucho más compleja.

La obra, de casi 400 páginas, marcha por la cuarta edición y su vigencia no se agota por dos hechos muy singulares: el pensamiento revolucionario sigue en pie, sin ser abatido, y las fuerzas neoliberales y ultraconservadoras se niegan a desaparecer, conformando así los dos verdaderos polos ideológicos de nuestra era.

El ministro venezolano fue recibido, entre otros, por el director del Fondo de Cultura Económica, Paco Ignacio Taibo II, y por la secretaria de Cultura, Alejandra Frausto Guerrero, con quien acordó incrementar el intercambio cultural.

Más que la presentación del libro, el cual no es desconocido en México, llama la atención la presencia de Villegas pues, en el caso específico de América Latina Venezuela representa unos de los centros de resistencia al neoliberalismo y un mentís a la teoría del fin de las ideologías.

México, por su parte, es un centro de atracción en el continente por el nuevo enfoque de su gobierno de oponerse al neoliberalismo desde una perspectiva humanista, pacífica, tipo Mahatma Gandhi como ha proclamado el propio presidente Andrés Manuel López Obrador.

Su convicción de que dentro de la camisa de fuerza de la democracia burguesa se puede hacer un cambio de régimen y su obsesión por demostrarlo, convierte a México en foco de atención política y filosófica, cuando reverdecían ideas de Daniel Bell, Francis Fukuyama, Paul Walfowitz y Bigniew Brzezinsky sobre el fin de las ideologías y el mundo unipolar.

La izquierda continental cayó en un pesimismo desesperanzador tras las derrotas de gobiernos progresistas en Argentina, Brasil, Paraguay y Ecuador, hasta el 1 de julio de 2018 cuando la victoria de López Obrador estremeció al continente, como alertaron teóricos brasileños y argentinos.

En México, nueve meses después, la popularidad de López Obrador crece en lugar de disminuir con más de un 70 por ciento de aceptación, lo cual significa que la mayoría de los mexicanos apoyan su IV Transformación contra el neoliberalismo.

México, como ha advertido Villegas, abrió en ese corto tiempo una fase histórica inédita que aunque no se inscribe definitoriamente en esquemas ideológicos, sí se manifiesta con una proyección anti neoliberal que ataca la acumulación de riqueza, propicia una mayor participación del Estado en la economía y ejecuta programas de beneficio social bajo el lema de primero los pobres para bien del país.

Si hay una nación que se identifica con los objetivos sociales de la IV Transformación es Venezuela, solo que en contextos y condiciones muy diferentes que en México y con una oposición violenta, con mucho financiamiento exterior y gran apoyo mediático, como expresó Villegas en su visita.

Su libro concita profundas reflexiones políticas en el escenario de nuestra América, y alerta sobre deformaciones de empresas periodísticas neoliberales.

Resumiendo la realidad en su país, Villegas denunció que la fórmula que el gobierno de Estados Unidos emplea para bloquear a Venezuela no solo tiene como víctimas a su pueblo, sino es un ensayo para la intervención en otros países latinoamericanos.

Alertó que la situación que vive Venezuela forma parte de una continuidad histórica de intervención por parte de Estados Unidos y se enmarca en la intervención de Washington abierta o encubierta en los procesos políticos de otras naciones.

Lo que sucede con Venezuela perfectamente puede ser empleado contra otros pueblos, como, en efecto, ha venido siendo utilizado, fue la advertencia final del ministro de Cultura bolivariano en su visita a México.

oda/lma/cvl / https://www.prensa-latina.cu