Por Masiel Fernández Bolaños *

Bogotá, (Prensa Latina) Corrupción, elevado desempleo, y asesinatos de líderes sociales y exguerrilleros, son temas que sonaron en el primer año de gestión del presidente colombiano, Iván Duque.

Al cumplir 12 meses en el puesto, muchas miradas apuntan a la gestión gubernamental en diferentes áreas.

Analistas consideran que en la opinión pública hay un marcado pesimismo sobre el rumbo del país. La desaprobación de Duque a mediados de junio se ubicó en el 63 por ciento, en tanto el 76 por ciento de los nacionales opinó que Colombia va por mal camino. Así lo reflejó una encuesta de la firma YanHaas en la que se subrayó que la percepción de los colombianos frente a la economía, el empleo y la corrupción es muy negativa.

CORRUPCIÃ’N EN LA MIRA

El Ejército ha estado sacudido en medio de un proceso investigativo por posibles hechos de corrupción.

En tal sentido, trascendió que la Fiscalía capturó a nueve personas presuntamente vinculados a casos de corrupción ocurridos en la Cuarta Brigada del Ejército, con sede en Medellín. Se trata de cuatro militares activos, un coronel retirado y cuatro civiles que fueron contratistas de la unidad militar.

Parte de esos procesos están relacionados con los hechos revelados por la revista local Semana en su edición titulada Las Ovejas Negras.

En ese material se relataron supuestos actos de corrupción del general Jorge Romero cuando comandó la Cuarta Brigada, entre diciembre de 2015 y diciembre de 2017.

Las denuncias iban desde la conformación de un supuesto cartel para la venta de salvoconductos de armas que pudieron caer en manos de delincuentes, hasta los posibles malos manejos de millonarios recursos destinados al mantenimiento de vehículos y la compra de combustible, entre otros, acorde con información divulgada por la revista Semana.

Pese a toda esa situación, el último proyecto de ley del paquete de medidas anticorrupción amparado en referendo popular se hundió en el Congreso de Colombia el pasado 20 de junio.

Las iniciativas respaldadas por casi 12 millones de personas en consulta popular en agosto de 2018 fueron desestimadas por el Poder Legislativo.

Al referirse al tema de la corrupción en un reciente discurso ante el Congreso, el presidente colombiano manifestó que ‘somos conscientes que el combate contra los corruptos es una tarea de todos los días donde no nos podemos dar el lujo de detenernos’.

Por eso radicaremos ante el Congreso un nuevo proyecto anticorrupción, concertado con la Fiscalía y las distintas fuerzas políticas, apuntó.

Por su parte el senador Jorge Robledo, quien ejerció el derecho de réplica en nombre de las bancadas de la oposición, señaló que el presidente Duque le facilitó a su partido atacar la consulta anticorrupción (del año 2018).

‘Una vez que cerca de 12 millones de colombianos la respaldamos en las urnas, hizo el ademán de respaldarla, pero en realidad no puso el peso de su poder para hacer que las fuerzas políticas que lo eligieron la aprobaran en el Congreso’, señaló.

ALTO DESEMPLEO Y MENOR CRECIMIENTO ECONÃ’MICO

El Banco de la República rebajó su previsión de crecimiento para el Producto Interno Bruto (PIB) al ubicarlo este año en tres por ciento, inferior a su proyección previa de 3,5.

‘Este pronóstico implica una expansión de la demanda interna similar a la del año pasado, unas exportaciones débiles y una demanda externa neta que restarán una vez más al PIB’, según un informe divulgado por esa institución.

Asimismo, pronosticó un consumo interno similar al del año pasado, cuando la economía trepó 2,6 por ciento.

Para 2020 el Banco calcula un crecimiento ligeramente superior a los tres puntos porcentuales, lo cual atribuyó a ‘los efectos negativos de una mayor incertidumbre global sobre las decisiones de inversión’. También avizora la desaceleración del consumo interno.

El codirector del Banco de la República, José Antonio Ocampo, expresó que ‘hay un tema preocupante en materia de crecimiento económico y balanza de pagos. Qué se puede hacer para reactivar las exportaciones para mí es un tema vital’.

Unido a ello, la tasa de desempleo subió en junio a 9,4 por ciento en Colombia, donde las mujeres y los jóvenes están entre los más afectados.

El Departamento Administrativo Nacional de Estadística (DANE) comunicó que la tasa representa 0,36 puntos por encima de lo registrado en igual mes del año anterior, cuando se ubicó en 9,1 por ciento.

En el pasado junio la población desocupada se ubicó en dos millones 357 mil personas, con un incremento de 95 mil, concentrándose en el rango de edad de 25 a 54 años y una distribución mayor en las mujeres de ese mismo rango (104 mil) que en los hombres (33 mil).

El desempleo es un tema crítico, expresó la ministra de Trabajo, Alicia Arango, al apuntar que el 19 por ciento de los jóvenes no tiene trabajo.

LA VIOLENCIA CONTINÚA

Reportes sobre hechos violentos se suceden en Colombia, al punto de que algunas voces opinan que, lamentablemente, ese fenómeno se ha naturalizado en este país.

Del 1 de enero de 2016 al 20 de julio de 2019, asesinaron en Colombia a 738 líderes sociales y defensores de derechos humanos, señaló el Instituto de Estudios para el Desarrollo y la Paz (Indepaz).

Desde que se suscribió en noviembre de 2016 el Acuerdo de Paz entre el Estado y la exguerrilla Fuerzas Armadas Revolucionarios de Colombia-Ejército del Pueblo (FARC-EP) hasta julio pasado, fueron ultimados 627, detalló.

En ese mismo periodo fueron asesinados 138 excombatientes en proceso de reincorporación y 36 de sus familiares, informó Indepaz.

El representante especial del secretario general de la ONU en Colombia, Carlos Ruiz, destacó los desafíos de seguridad que persisten en esta nación, donde se reportan numerosos asesinatos y amenazas a líderes sociales.

Según dijo en el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, este es un asunto de extrema preocupación, sobre todo, en zonas antes afectadas por el conflicto.

El informe del secretario general de la ONU, António Guterres, advierte que la seguridad en zonas afectadas por el conflicto continúa siendo un tema grave.

La gran mayoría de los excombatientes están firmemente comprometidos con el proceso de paz y urge garantizar su protección, recalcó el jefe de la misión de la ONU en Colombia.

Estamos profundamente preocupados por la situación de dirigentes sociales y de derechos humanos: el sufrimiento de cientos de dirigentes bajo amenaza en el país es algo inaceptable, aseveró Ruiz.

El representante de Naciones Unidas insistió en la importancia de establecer una presencia integrada del Estado en zonas antes afectadas por el conflicto.

VENEZUELA EN EL COLIMADOR

En política exterior, Venezuela está en el colimador de la administración Duque.

Colombia es hoy el aliado estratégico más importante de Washington en la cruzada contra Venezuela y su presidente Nicolás Maduro, elegido democráticamente para un segundo mandato en comicios de mayo del 2018, opinan especialistas.

‘Colombia es nuestro socio más importante en la región y cualquier amenaza a su soberanía y seguridad enfrentará la determinación de Estados Unidos’, afirmó el vicepresidente de la nación norteña, Mike Pence, durante una reunión en Bogotá del llamado Grupo de Lima.

En febrero pasado Duque se reunió en la Casa Blanca con su homólogo estadounidense, Donald Trump.

Ambos reconocieron desde el primer momento al autoproclamado presidente encargado de Venezuela, Juan Guaidó, quien junto a Pence pretendía el apoyo del Grupo de Lima para una intervención militar en su propio país.

En medio de la actual coyuntura, de las reiteradas amenazas del Imperio contra el gobierno constitucional de Venezuela, el papel jugado por el Ejecutivo colombiano ha sido ampliamente criticado por expertos en política exterior y sectores de la oposición.

En opinión de la politóloga colombiana Cecilia Orozco, ‘Duque está jugando el peor rol internacional de nuestra historia: el de la marioneta de la guerra fronteriza que se mueve al son que le toque el titiritero mayor’.

arb/mfb
*Corresponsal de Prensa Latina en Colombia.