Por: Hernán Durango.

La junta directiva del Sindicato de Servidores Públicos de la Alcaldía de Barranquilla –Sindiba- encendió las alarmas por lo que califican de “muy grave situación” que atraviesan los operarios del cuerpo de bomberos de la principal ciudad del caribe colombiano.

Camilo Gutierrez (presidente) y Mery Rivera (fiscal) firman el documento del Sindiba dirigido a los trabajadores y ciudadanía en general en el que exponen su preocupación por la carencia de equipos de protección personal en buen estado para el desarrollo de la gestión contra el riesgo de incendio.

“Por ello ponemos en su conocimiento la gestión sindical de Sindiba, en procura de que se mejoren estas deprimentes condiciones laborales para proteger y salvaguardar la vida de los integrantes del Cuerpo de Bomberos de Barranquilla” indica el documento y enumera los aspectos y falencias expuestas en documentos a las autoridades de la ciudad.

El mensaje de urgencia del sindicato a los bomberos  afiliados y no afiliados de Sindiba y a la ciudadanía barranquillera también señala que desde el mes de diciembre de 2018 pusieron en conocimiento del alcalde Alex Char y demás funcionarios las lamentables condiciones del personal en las cuatro (4) nuevas subestaciones bomberiles de la ciudad a quienes desde hace más de ocho (8) años no se les entrega dotación de equipos de protección.

La dirigencia sindical también hace referencia a la inexistencia de equipo de extracción de personas que puedan quedar atrapadas en vehículos accidentados, pues el único equipo con que cuentan  se encuentra dañado. Menciona además que el mantenimiento preventivo  que cada tres (3) meses debe hacerse a los vehículos a veces duran hasta un año y medio para realizarlo lo que conlleva al deterioro de las máquinas de los bomberos.

Por lo anterior, la dirigencia de los trabajadores esperan que el alcalde Char y el  Comandante de Bomberos Jaime Perez Pacheco y demás funcionarios del ejecutivo tomen las medidas preventivas y correctivas pertinentes, a fin de evitar hechos lamentables en la labor que realizan estos servidores públicos.

Hernán Durango