Panamá, 9 jul (Prensa Latina) Un total de 13 mil 637 migrantes ilegales ingresaron a Panamá por la selva del Darién, zona fronteriza con la vecina Colombia, durante el primer semestre de 2019, refiere hoy el Servicio Nacional de Migración (SNM).

Según cifras de la institución, la mayoría de los irregulares son hombres, en tanto los menores de edad representan dos mil 139, quienes en compañía de sus padres huyen de los conflictos armados, la pobreza y la falta de oportunidades, entre otras razones.

En un reciente comunicado de prensa, emitido tras una gira por el albergue de La Peñita, la Defensoría del Pueblo resaltó que ‘la situación migratoria lejos de mejorar, hasta el momento ha empeorado y continúa con números altos’.

De acuerdo con estadísticas del SNM, en los últimos ocho años cruzaron la selva 87 mil 191 migrantes, siendo el 2015 (29 mil 289) y 2016 (30 mil 55) los años con mayor flujo de irregulares procedentes de Colombia, quienes se concentraron en Puerto Obaldía, pequeña comunidad enclavada en la comarca Guna Yala.

Cabe señalar que desde el inicio de esta crisis, las autoridades panameñas ofrecen asistencia social y médica a los migrantes, a lo que se suman las visitas que realizan para conocer la situación sanitaria y de seguridad.

En tal sentido, sobresale el recorrido de este fin de semana a La Peñita, donde ‘se constató la gran cantidad de menores de edad y mujeres embarazadas que arriesgan sus vidas junto a sus familias con tal de llegar hasta Norteamérica’, señaló el Ministerio de Salud en un comunicado.

Al respecto, la titular del ramo, Rosario Turner, dio instrucciones para que varios doctores y enfermeras encabecen las giras médicas, con el fin de atender a los migrantes que requieran de una ‘atención eficaz, oportuna, digna y humana’.

La mayor preocupación en la actualidad de las autoridades sanitarias es que con el incremento de las lluvias, los mosquitos desaten una epidemia de enfermedades.

En mayo último, el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia alertó sobre el notable incremento de niños, niñas y adolescentes migrantes en la selva del Darién, en su tránsito hacia Estados Unidos.

tgj/npg / prensa-latina