Por Armando Reyes Calderín

Beirut, 5 jun (Prensa Latina) Al confirmar posesión de misiles de alta precisión, el secretario general de Hizbulah libanesa, Hasan Nasrallah, puso en la palestra determinado equilibrio bélico entre el Partido de Dios e Israel.

Tal vez inadvertido para la percepción popular, pero los expertos analizan que con ese armamento la Resistencia Islámica equipara su potencial con la superioridad aérea israelí.

El periódico local Al Akhbar publicó que esos cohetes como su nombre indica, caerían con mayor precisión y efectividad en posiciones estratégicas del enemigo.

Hay tres elementos a tomar en cuenta, dice el comentario, impacto sobre bases e instalaciones terrestres o aéreas, zonas de concentración de tropas, equipos, instalaciones de control y otras.

De tal manera, agrega, que podrían paralizar sistemas de servicios para infraestructuras por largo tiempo o siempre y causar pérdidas de miles de millones de dólares.

Y, por último, destruir objetivos como industrias petroquímicas o reactores nucleares que los dejarían sin comunicaciones y energía.

Entonces, apunta la publicación, tales misiles de la Resistencia se convirtieron en la respuesta adecuada a la superioridad aérea israelí, porque lograrían lo que los aviones hacen, destrozar objetivos profundos y clave.

A juicio del canal televisivo Al Manar, la exposición reciente de ese tema por Nasrallah constituyó el punto culminante de su discurso.

Incluso advirtió a Estados Unidos que de continuar hostigando al gobierno libanés y acusando a Hizbulah de disponer de fábricas para producir misiles, quizá tomaríamos la decisión, acotó, de construirlas en realidad.

Tenemos los conocimientos y capacidades necesarios para llevarlo a cabo, subrayó el jefe del Partido de Dios.

En 2018, Nasrallah hizo una breve referencia a la presencia de ese armamento con una broma, ‘los civiles israelíes deberían estar satisfechos de que la Resistencia posea tal precisión, ya que, en caso de conflicto, salvaría a muchos, dijo.

Ha sido notoria la reacción del público libanés a las palabras del jefe de Hizbulah, sobre todo en las redes sociales y la mayoría en tono jocoso.

Uno de los usuarios posteó, ‘tal vez eventualmente los exportemos y podamos echar una mano al presupuesto del estado libanés’ y otro suscribió, ‘fábrica de Abu Ali Qassem de misiles de alta precisión… entrega gratuita para todos los países’.

‘Tenemos misiles para la venta hechos en Líbano. Pago a crédito y entrega gratuita’, tuiteó otro usuario y añadió, ‘el que ama El Líbano debe amar a su industria’.

tgj/arc / prensa-latina