Moscú, 6 may (Prensa Latina) El ministro venezolano de Asuntos Exteriores, Jorge Arreaza, denunció hoy el criminal bloqueo impuesto por Estados Unidos y lo llamó a autorizar a la oposición para un diálogo político interno en su país.

Tras el fracaso del reciente golpe de Estado en Venezuela, la Casa Blanca entró en estado de desesperación. Era un plan de la Agencia Central de Inteligencia para derrocar al gobierno del presidente Nicolás Maduro, para hacerse de la riqueza de Venezuela, declaró Arreaza.

Llamamos al secretario norteamericano de Estado, Michael Pompeo, a dialogar, pues fracasaron y no han podido lograr sus objetivos por ninguna vía, así que dialoguemos, declaró el diplomático suramericano.

Para Arreaza, la oposición no quiere ninguna conversación con el gobierno venezolano porque carece del permiso de Washington, pero es la hora del diálogo, de la diplomacia, consideró.

El 24 de abril empezamos una campaña contra el bloqueo de Estados Unidos, pues se trata de recursos del pueblo venezolano, por eso es criminal lo que hace el gobierno norteamericano al congelar fondos e imponer restricciones financieras, declaró.

Vamos a insistir en la diplomacia y en el diálogo, para que se desbloque la economía venezolana, apuntó.

El gobierno del presidente ruso, Vladimir Putin, ha sido el más firme al pedir el cese de la política criminal contra Venezuela, comentó el diplomático suramericano.

Pero la Unión Europea no hace nada para proteger a un país como Venezuela. Una guerra contra nuestra nación sería absurda, ilegal e injustificable, pero muchos se suman a esa posibilidad, la aceptan o hacen silencio, indicó el ministro venezolano.

Al comentar la cooperación con Moscú, Arreaza indicó que ello abarca todas las esferas, incluido lo comercial, militar, financiero, científico, económico y cultural.

Nosotros contamos con informaciones de inteligencia que Rusia siempre comparte con Venezuela, aclaró. Escuchamos en ocasiones voceros rusos que advierten sobre la preparación de acciones desde Colombia u otras y ello también ayuda a evitar un conflicto, estimó el diplomático suramericano.

Por otro lado, se refirió a la creación de rutas alternas con Rusia y China y otros amigos para evitar el bloqueo norteamericano, pues más que sanciones son un cerco económico. Estados Unidos carece de moral para imponer restricciones a alguna nación, subrayó.

Arreaza recordó que en el pasado todos los gobiernos en Venezuela que trataron de hacer la distribución petrolera más justa fueron derrocados. Cuando llegó Hugo Chávez al poder empieza la disputa con Estados Unidos, afirmó.

Los recursos energéticos pasaron a manos del pueblo por primera vez en 100 años, y se supo entonces en que se empleaban, es decir, para construir escuelas y para la salud, en lugar de dejar esas ganancias en el bolsillo de poderosos, explicó Arreaza.

Esa es la esencia de la disputa en Venezuela. Pero el sufrimiento de un pueblo no puede ser la clave para generar un cambio de gobierno, acotó.

Respecto al autoproclamado presidente encargado, el usurpador Juan Guaido, consideró que solo el poder judicial es el único capaz en Venezuela de decidir sobre el arresto de ese diputado, uno de los inspiradores de un reciente golpe de estado fallido, aclaró Arreaza.

Sin embargo, el pueblo venezolano exige y espera la justicia para el caso del usurpador, afirmó.

tgj/to