Madrid, 2 may (Prensa Latina) El Gobierno de España afirmó hoy que el dirigente opositor venezolano Leopoldo López, refugiado en su embajada en Caracas, se encuentra en calidad de ”huésped” y no como asilado.
Así lo confirmó este jueves en declaraciones a la prensa el ministro español de Asuntos Exteriores, Josep Borrell, durante una visita a Jordania.

‘El señor López no está como asilado, está simplemente como un huésped de la embajada hasta que se aclaren cuáles son los pasos a seguir’, expresó Borrell, de acuerdo con versiones periodísticas difundidas aquí.

Insistió en que el dirigente opositor no ha formulado una demanda de asilo, porque ‘tendría que hacerlo desde el territorio español’, explicó el titular de Exteriores.

De acuerdo con nuestra legislación, ‘las demandas de asilo se tienen que producir en territorio español, por lo tanto, el señor López no está como asilado’, enfatizó el jefe de la diplomacia del país europeo.

España ratificó la víspera que López, uno de los autores de la frustrada intentona golpista perpetrada el martes en el país sudamericano, se encontraba junto a su familia en la legación de Madrid en Caracas.

‘Ante las informaciones contradictorias, confirmamos de nuevo desde el Gobierno que el líder opositor Leopoldo López, junto con su mujer y su hija, se encuentran en la residencia del embajador de España en Caracas’, precisó el gubernamental Palacio de la Moncloa.

Fuentes del Ejecutivo en funciones del socialdemócrata Pedro Sánchez, citadas por diversos medios periodísticos, indicaron además que el dirigente opositor y su familia se encuentran en la embajada española ‘por decisión propia’ y ‘no han solicitado asilo político’.

En una alocución, el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, denunció que los autores materiales del intento de golpe de Estado estaban prófugos de la justicia y refugiados en sedes diplomáticas.

Maduro aseveró que los jefes políticos de la ultraderecha, ‘promotores de esta aventura golpista, andan de embajada en embajada, huyendo luego de haber sometido a todo un país a la zozobra, a la angustia, a la incertidumbre’.

Además de un reducido grupo de militares -la mayoría presentes en el lugar a base de engaño- el conato contó con la participación del autoproclamado presidente encargado Juan Guaidó y de López, refugiado primero en la embajada de Chile y trasladado luego a la de España.

El opositor cumplía condena bajo el beneficio de prisión domiciliaria desde 2017, tras ser sentenciado por los delitos de instigación pública, asociación para delinquir, y ocasionar daños durante los hechos de violencia política desatados en 2014, como parte del plan desestabilizador denominado La Salida.

rgh/edu