Por: H. Durango

En una carta de los senadores  de la bancada alternativa a Mike Pence,  vice presidente de Estados Unidos, los parlamentarios colombianos expresaron rotundo rechazo a utilizar territorio colombiano para operaciones bélicas contra la República Bolivariana de Venezuela.

El duro mensaje de los congresistas al Sr. Pence sobre la  intervención a Venezuela impulsada por los extremistas del Gobierno de los Estados Unidos es una condena a  la posibilidad de que militares de EE.UU. utilicen suelo, mar o espacio aéreo colombiano como teatro para operaciones bélicas contra el hermano país.

“Los firmantes de esta carta le trasmitimos, de manera categórica, nuestro rechazo a cualquier beneplácito o acción que implique la participación de Colombia en una confrontación armada con Venezuela”, indicaron los senadores de izquierda Iván Cepeda, Antonio Sanguino y Feliciano Valencia, quienes agregaron que le trasmiten, de manera categórica, el rechazo a cualquier beneplácito o acción que implique la participación de Colombia en una confrontación armada con Venezuela.

En el documento los congresistas le dicen a Pence que una carta en ese mismo sentido y respaldada por más de 700 personalidades y organizaciones de la sociedad civil colombiana, fue dirigida por ellos el pasado 12 de febrero al presidente Iván Duque, con motivo de la reunión que sostuvo en Washington con el mandatario estadounidense, Donald Trump.

Además, en la carta le dan a conocer al vicepresidente estadounidense que, según el artículo 173 de la Constitución Política de Colombia es atribución del Senado permitir o no “el tránsito de tropas extranjeras por el territorio de la República”.

Por ello, le anunciaron a Pence “con antelación” que en caso de ser sometida esa decisión a su consideración la votará “negativamente” e invitarán a que otros senadores “hagan lo mismo”.

El reporte de la Agencia EFE indica que  los firmantes de la misiva hicieron un llamado “a promover la paz y el diálogo político como única vía para facilitar una solución democrática a la grave crisis de Venezuela, tal y como lo han propuesto los Gobiernos del Mecanismo de Montevideo, el Gobierno de Rusia, la ONU, así como otras instancias de la comunidad internacional”.