Brasilia, 21 ene (PL) A cerca de 500 mil llegan hoy las firmas de personas que se adhirieron a la campaña para que el expresidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva sea declarado Premio Nobel de la Paz en 2019.
Según el portal Rede Brasil Atual, partidarios del exdirigente obrero redoblan la campaña para su nominación al Nobel, que debe hacerse hasta el 1 de febrero.

Lula permanece preso desde abril en la superintendencia de la Policía Federal de Curitiba, sureño estado de Paraná, por supuestos actos de corrupción.

Su defensa, así como numerosos artistas, activistas y juristas alegan que se trata de una prisión política, dada la fragilidad de las pruebas y del contexto nacional que lo apartó de las elecciones presidenciales de octubre ganadas por el político de extrema derecha Jair Bolsonaro.

El premio Nobel de la Paz de 1980, el argentino Adolfo Pérez Esquivel, fue quien ideó esta candidatura, al tener en cuenta la actuación de Lula durante su mandato (2003-2011) respecto a políticas sociales, que retiraron a más de 30 millones de brasileños de la extrema pobreza y alejó al gigante país sudamericano del mapa del hambre de la ONU.

‘El Nobel para Lula ayudará a fortalecer la esperanza de poder seguir construyendo un nuevo amanecer para dignificar el árbol de la vida’, dijo Esquivel en una ocasión.

Medios periodísticos aseguran que la iniciativa se extendió por las redes sociales a través de seguidores que reconocen el inmenso legado dejado por Lula durante sus gobiernos.

De acuerdo con el estatuto de la Fundación Nobel, una candidatura válida para el Premio Nobel de la Paz requiere la firma de miembros de asambleas nacionales y gobiernos nacionales (miembros del gabinete o ministros) de Estados soberanos, así como actuales jefes de Estado; miembros de la Corte Internacional de Justicia en La Haya y del Tribunal Permanente de Arbitraje en La Haya.

Asimismo se necesita la rúbrica de miembros del Instituto de Droit International; profesores universitarios, eméritos y asociados de historia, ciencias sociales, derecho, filosofía, teología y religión; rectores universitarios y directores de universidades entre otros más.

Las propuestas de esa junta serán presentadas en su primera reunión, que tendrá lugar después del 1 de febrero.

tgj/ocs / https://PRENSA-LATINA