Moscú, 16 ene (PL) El ministro ruso de Asuntos Exteriores, Serguei Lavrov, denunció hoy la política de ultimátum utilizada por Estados Unidos en las conversaciones en Ginebra sobre el Tratado de Armas Nucleares de mediano y corto alcance (INF).

A las pláticas en la ciudad suiza, la delegación norteamericana viajó con una receta preparada para demandar a Rusia que cumpla con el INF y elimine los misiles 9M729 (con un alcance de 476 kilómetros), instalados en el complejo Iskander, declaró.

Washington exigía, incluso, que tal eliminación se realizara bajo supervisión estadounidense, algo inaceptable, añadió.

La delegación norteamericana, por tanto, no estaba preparada para escuchar ningún argumento de la parte rusa, incluida la de analizar los documentos del referido misil para entender por qué éste de ninguna forma viola el INF, comentó.

Desde Estados Unidos, la prensa comenta que ese país podría poner fin a sus responsabilidades con el INF el venidero 2 de febrero, es decir, estaría libre de instalar en tierra a cohetes de entre 500 y cinco mil 500 kilómetros de alcance.

Se trata de una línea que prevé la destrucción de todos los acuerdos en la esfera de la estabilidad estratégica. Así, después del Tratado de Defensa Antimisil, el INF se convierte en otra víctima de esa política, estimó el diplomático ruso.

Además, admitió que muchos países temen que Estados Unidos también posea planes para suspender el Tratado para Limitación y Eliminación de Armas Estratégicas Ofensivas o Start 3.

Esperamos que los países europeos, interesados más que nadie en mantener el INF, se sumen a los esfuerzos para evitar el seguimiento ciego de la política norteamericana y una sumisa declaración de la Organización del Tratado del Atlántico Norte.

La alianza atlántica, aseguró, culpa de todo a Rusia e ignora las pruebas expuestas hasta ahora y otras que podemos ofrecer. Pero tales naciones deben más bien presionar a Estados Unidos para que asuma una actitud responsable, apuntó.

Rusia acusa a Estados Unidos de violar el INF al instalar en tierra los sistemas navales Aegis como parte de su estructura antimisil, pues de estas rampas también se pueden lanzar cohetes alados Tomahawk, con un alcance superior a dos mil kilómetros.

acl/to / https://www.prensa-latina.cu