Laszlo Kover arremetió contra Bruselas, porque -dijo- actúa «bajo presión externa» y no ha sido capaz de impedir los combates por vía políticas.

La Unión Europa ya puede considerarse como parte perdedora debido a su papel en el marco del conflicto en Ucrania, declaró este domingo el presidente de la Asamblea Nacional (Parlamento unicameral) de Hungría, Laszlo Kover.

En particular, Kover, que es miembro de Fidesz, el partido del primer ministro Víktor Orban, acusó a Bruselas de no poder impedir los combates mediante vías políticas, lo que se tradujo en que el bloque es «incapaz de restaurar la paz diplomáticamente«.

«La Unión Europea está actuando bajo presión externa en contra de sus intereses económicos más básicos, es ya un perdedor, independientemente de cuál de las partes beligerantes directos en los frentes de guerra se declare vencedor», acentuó el alto funcionario, citado por el portal Hirado.

En este sentido, subrayó que «los grupos de interés» fuera de la UE «están condenando» al bloque, y a cada Estado miembro en particular, a «la vulnerabilidad militar, el sometimiento político, la inviabilidad económica y energética, el endeudamiento financiero, el saqueo y la desintegración social». 

  • Desde el inicio de los combates, el pasado 24 de febrero, Hungría se mantuvo en una relativa posición de neutralidad. Así, se negó a suministrar armas a Ucrania y criticó en reiteradas ocasiones las sanciones de la UE contra Moscú. Asimismo, Budapest, que depende en gran medida de los suministros energéticos rusos, también negoció una exención para sí mismo en cuanto a la aplicación del embargo parcial contra el petróleo ruso.
  • La semana pasada, Mikulas Bek, ministro de asuntos europeos de la República Checa, insinuó sobre una posible salida de Budapest del bloque, en una entrevista con el portal Irozhlas. «Hungría ha recorrido un largo camino, en mi opinión, hasta el borde de una especia de abismo, y ahora tiene que decidir si retrocede desde ese borde, o se arriesga a dar un salto», sostuvo.