El Ministerio Público de Venezuela solicitó el inicio de un nuevo proceso de extradición activa contra el exministro de Petróleo y expresidente de la estatal petrolera PDVSA, Rafael Ramírez, señalado como el «máximo responsable» de dos expedientes de corrupción y lavado de dinero conocidos como ‘Caso Andorra‘ y ‘Operación Atlantic’.

Así lo informó este viernes el fiscal general venezolano, Tarek William Saab, quien recordó que Ramírez es investigado en al menos nueve tramas de corrupción por el desfalco a PDVSA, que causaron un daño patrimonial al Estado venezolano superior a los 5.000 millones de dólares, «destruyó la industria petrolera» y provocaron «un hondo y profundo daño a la economía venezolana».

El exministro ya tiene una solicitud de extradición enviada a Italia, donde reside, por el caso del buque ‘Petro Saudí Saturn’, un «barco chatarra» que alquiló para la explotación de gas por más de 1.175 millones de dólares. Saab agregó que también están solicitados la esposa de Ramírez, Beatrice Sansó; su cuñado, Baldo Sansó; y el exfuncionario Nervis Villalobos.