NELSON LOMBANA SILVA  24 JULIO 2021

Jornada de terror vivió el suroriente del departamento de Tolima, el día de ayer, cuando un grupo paramilitar incursionó en el caserío de la vereda Villa Esperanza, municipio de Purificación, asesinando a dos jóvenes labriegos y permaneciendo varias horas preguntando por otros habitantes de la región. Fijaron letreros en las paredes y profirieron todo tipo de amenazas, según versiones preliminares logradas obtener vía celular.

Según los campesinos consultados, anoche mismo comenzó el desplazamiento de numerosas familias y habitantes del sector. Dicho grupo que se hace llamar AUC al parecer se mueve libremente por toda la región, porque según se pudo establecer en Montoso (Prado) también pintaron las paredes con esta consigna y regaron panfletos.

La zona permanece militarizada. Incluso, en el municipio de Prado hay base militar, indicó la fuente consultada por la página web: www.pacocol.org.

Un dirigente agrario de la región que pidió que se omitiera su nombre, dijo que no se explicaba un suceso de esta naturaleza cuando guerrilla no hay en la región y la comunidad venía disfrutando de paz y tranquilidad en medio de la adversidad por la crisis de salubridad debido a la pandemia del coronavirus y la ausencia del gobierno con proyectos de desarrollo comunitario. “Esa tranquilidad se rompe y vuelve la zozobra a reinar entre los campesinos”, indicó.

Al momento de redactar la nota no se sabía con exactitud el número de víctimas, solo se tenía confirmada la de dos jóvenes trabajadores de la región.

El suroriente del Tolima ha sido azotado por la violencia militar-paramilitar. Varios líderes comunitarios y de izquierda han perdido la vida, crímenes que en su mayoría reposan en la impunidad. Otros han tenido que abandonar la región y engrosar los cinturones de miseria en las grandes urbes del país.