El 15 de agosto de 1994 fue secuestrado en Jartúm, capital de Sudán, el revolucionario internacionalista, antiimperialista, antisionista y combatiente por la causa palestina, Ilich Ramírez Sánchez “Carlos”. Militares del gobierno sudanés del entonces Presidente Omar Al Bashir, responsables de la custodia y protección de Carlos, lo sometieron esa madrugada, le suministraron un somnífero y luego lo trasladaron a un aeropuerto cercano para entregarlo a agentes de la DST francesa, quienes pocas horas después aterrizaron con él en la base aérea militar de Villacoublay, cerca de París, Francia. Carlos denuncia que Al Bashir (ahora depuesto y siendo juzgado en Sudán desde 2019) recibió $50 millones de la Casa Real de Arabia Saudita por haberlo entregado sin orden de extradición a los franceses.

Así comenzó el proceso de ilegal e ilegítima privación de libertad de Carlos por el Estado francés. Este 15 de agosto de 2020, cumple 26 años soportando un régimen de encarcelamiento, por los sistemas judicial y penitenciario franceses, que se ha caracterizado por la sistemática violación y desconocimiento de sus más elementales derechos humanos y ciudadanos. Al respecto se destaca lo siguiente:

  1. Maltratos y torturas físicas y psicológicas: aislamiento penitenciario durante más de 11 años; privación de sueño durante un largo período; hostigamiento y maltrato físico por guardias penitenciarios, funcionarios policiales y judiciales, juntándolo con presos con desequilibrio mental, o de alta peligrosidad, que pudieron haberle causado lesiones o hasta su muerte.
  2. Confinamiento en cárceles distantes de París, para procurar su aislamiento, tanto de sus abogados (para perjudicar su defensa en los juicios), como de los diplomáticos venezolanos (para dificultar cualquier apoyo del Estado venezolano). De igual manera se le trasladó desde dichas cárceles a los tribunales en París y de vuelta, en largos viajes en furgoneta (de más de 7 horas), en condiciones que le generaron penurias extremas.
  3. Debido a los continuados abusos, Carlos se vio obligado a realizar dos huelgas de hambre, para denunciar el régimen violador de sus más elementales derechos como privado de libertad.

Por otra parte Carlos ha sido sometido a 3 juicios y 2 apelaciones por un sistema judicial francés que ha llevado a cabo los mismos de manera irregular, sin respetar sus derechos al debido proceso, a la legítima defensa y a la presunción de inocencia. Como resultado de ésta ilegal actuación del Estado francés, él ha sido condenado en 5 ocasiones a cadena perpetua, en un claro ensañamiento en su contra, por ser un luchador contra la hegemonía imperialista y sionista que agrede y pretende dominar a los pueblos libres del mundo, y en la cual participa Francia.

Paradójicamente los gobiernos de Francia, durante estos 26 años de secuestro de Carlos, han actuado para liberar a ciudadanos de ese país encarcelados en distintas partes del mundo, indistintamente de las causas y condenas que provocaron el cautiverio de éstos. Sobresale en tal sentido el gobierno de Nicolás Sarkozy, quien actuó de manera intensa y contundente durante su mandato para lograr la libertad de sus siguientes compatriotas:

  1. Seis ciudadanos franceses, integrantes de la ONG francesa El Arca de Zoé (ZOE), que ofrecía rescatar a infantes huérfanos del conflicto de Darfur, en Sudán. En octubre de 2007 fueron capturados en flagrancia cuando pretendían sustraer en un avión, desde Chad, a 103 supuestos huérfanos (21 niñas y 82 niños) de la guerra de Darfur. La mayoría no eran huérfanos, ya que tenían al menos a uno de sus padres vivo, ni tampoco eran sudaneses, sino de la región chadiana fronteriza con Sudán. Sus padres habían sido engañados con promesas de escolarizarlos en Francia para que los entregasen. En diciembre de 2007 los 6 franceses fueron condenados a 8 años de trabajos forzados y ZOE a pagar 6,2 millones de euros en daños a las familias de los niños. Por presiones del gobierno de Sarkozy sobre el gobierno chadiano de Idriss Deby se logró trasladar a los condenados de vuelta a Francia a los pocos días. Finalmente, en marzo de 2008, el presidente Deby indultó a los 6 franceses legítimamente condenados.
  2. Florence Cassez, condenada en el año 2009 en México a 60 años de prisión, por la presunta comisión de los delitos de secuestro, delincuencia organizada y posesión ilegal de armas de fuego, al haber participado en las acciones delictivas de la banda Los Zodíacos, con uno de cuyos integrantes, Israel Vallarta, mantenía una relación sentimental. El gobierno de Sarkozy rechazó dicha condena y presionó fuerte y notoriamente a su contraparte mexicana de Felipe Calderón. El 23 de enero de 2013 la actuación francesa logró la libertad de Cassez, al producirse un fallo de la Suprema Corte de Justicia de la Nación en México, uno de cuyos magistrados voto a favor por considerar que en el juicio a ésta “se afectó el debido proceso legal y la obtención de la prueba ilícita (…) se vulneraron los derechos elementales de carácter sustantivo, presunción de inocencia y libertad”.
  3. Frédéric Bocquet, agente de inteligencia francés de doble nacionalidad (francesa y suiza). En mayo de 2009, durante un allanamiento de la Policía Metropolitana a su residencia en la urbanización La Florida, en Caracas, Venezuela, se halló un arsenal de armas de guerra de alto calibre, razón por la cual también fue acusado de intento de magnicidio contra el entonces presidente de Venezuela, el Comandante Hugo Rafael Chávez Frías. Fue condenado por la justicia venezolana a 4 años de prisión (el intento de magnicidio no se pudo comprobar). Nuevamente la actuación del gobierno de Nicolás Sarkozy ante su contraparte resultó en la expulsión de Venezuela de Bocquet y su traslado de vuelta a Francia en el año 2012.

Por otra parte cabe destacar, que durante los años 2007 y 2008, el presidente Sarkozy pidió y obtuvo el decidido y necesario apoyo del presidente Chávez como interlocutor ante las FARC, en Colombia, para eventualmente lograr la libertad, en el año 2008, de Ingrid Betancourt, ciudadana colombo-francesa, quien se encontraba en poder de la guerrilla colombiana desde febrero del año 2002.

La relación anterior de la actuación del Estado francés, ante la privación de libertad de sus conciudadanos, es una demostración de la responsabilidad que el mismo asume ante las situaciones adversas que puedan afectarles. Queda en evidencia que considera una obligación recuperarlos y brindarles la debida atención para salvaguardar sus derechos humanos y ciudadanos, indistintamente del delito por el cual hayan sido privados de libertad, ni la duración de sus condenas. Por otra parte, y aun cuando sean trasladados de vuelta a Francia para continuar en cautiverio, al estar privados de libertad en su país de origen podrán estar en contacto con su entorno familiar y de amistades, siendo además beneficiarios de la atención a sus necesidades humanas por el Estado francés, ante cualquier situación adversa de salud o de otra índole.

En el caso de Carlos, su largo cautiverio de casi 26 años en Francia, le ha obligado a enfrentar y padecer los rigores y maltratos de su ilegal y cruel encarcelamiento, así como el penoso fallecimiento de su padre -en 2003- y de su madre -en diciembre de 2019- sin poder haberlos visto luego de su secuestro en 1994. Cabe destacar que en la actual situación de pandemia del Covid-19, que afecta tan gravemente al mundo entero, él enfrenta en su condición de recluso el peligro de ser contagiado, lo cual a su edad actual de 70 años y por su condición diabética (tipo 2, desde el año 2003), sería una amenaza a su vida. A pesar de todo esto Carlos, el revolucionario venezolano con más años privado de libertad en nuestra historia, mantiene firme su convicción y temple revolucionario e internacionalista.

Este régimen lo ha soportado Carlos bajo condiciones extremas, y producto de condenas que su ilegítimo captor no acepta en caso de serle aplicadas a sus propios conciudadanos franceses. Resulta incomprensible, inaceptable y condenable semejante “doble rasero” en las actuaciones del los distintos gobiernos que han regido a Francia, que haría ver a sus connacionales como sujetos superiores a los de otras nacionalidades a quienes, en cambio, no tiene inconveniente alguno en agredir esta decadente potencia imperialista.

Está demostrada la actuación solidaria de los gobiernos bolivarianos del Comandante Chávez y del actual presidente obrero y chavista, Nicolás Maduro Moros, tanto por la atención a los requerimientos franceses para la liberación de sus connacionales mediante la actuación de las autoridades venezolanas, como por la intensa relación que existe entre ambos países, particularmente en cuanto a las inversiones e intercambios en materia energética, militar, tecnológica, económica, cultural, educativa y en otras áreas, las cuales han sido ampliamente favorables para Francia.

Quienes suscribimos el presente documento, ante los argumentos que hemos expuesto, EXIGIMOS al gobierno de Francia la LIBERACIÓN INMEDIATA de nuestro compatriota y compañero Carlos. Por otra parte, de manera simultánea y en la aplicación de la RECIPROCIDAD que debe existir en las relaciones entre los diferentes países del mundo, para su interacción mutuamente respetuosa, armoniosa y beneficiosa, URGIMOS al presidente Maduro REQUERIR a su contraparte francesa la REPATRIACIÓN CONSIGUIENTE de Carlos a Venezuela, dado que su gobierno, continuador del legado libertario y humanista de nuestro fallecido Comandante Hugo Chávez, es el mejor garante del ejercicio de sus legítimos derechos humanos y ciudadanos, así como de su vida.

SUSCRIBEN:

EN VENEZUELA:

1. Brigada Internacionalista de Solidaridad Activa (BRISA): Vladimir Ramírez, Emilio Silva, Morelia Vargas.

2. Fund. Capitán de Navío Manuel Ponte Rodríguez: David Nieves, Héctor Rangel, Humberto Vargas.

3. Coordinadora Simón Bolívar (CSB): Juan Contreras, Guadalupe Rodríguez.

4. Partido Comunista de Venezuela (PCV): Óscar Figuera, Pedro Eusse, Yul Jabour.

5. Patria Para Todos (PPT): Rafael Uzcátegui, Carlos Iriarte, Jesús Superlano.

6. Movimiento Revolucionario Tupamaro (MRT): José Pinto, Oswaldo Jiménez, Oswaldo Rivero.

7. Unidad Popular Venezolana (UPV): Henry Hernández, Waidhys Sánchez.

8. Partido Revolucionario del Trabajo (PRT): Otto Van Der Velde, Jesús Niño, Deyanira Vallenilla.

9. Juventud Comunista de Venezuela (JCV): Janohi Rosas, José Daniel Ramos, Hugo Rojas.

10. Comité de Solidaridad Internacional y Lucha por la Paz (COSI – Venezuela): Carolus Wimmer, Gabriel Aguirre, Úrsula Aguilera.

11. Movimiento Continental Bolivariano (MCB): Carlos Casanueva.

12. Foro Itinerante de Participación Popular: Hindu Anderi, Joel Linares Moreno, Luis Millán Arteaga.

13. Movimiento Nacional de Mujeres “Clara Zetkin”: Elena Linarez, Juana García, Claudia Herrera.

14. Comité Venezolano de Solidaridad con Nicaragua: José Moncada, Francisco niño

15. Fundación Integración 23 de Enero: Francisco Vivas, Javier Carrasco.

16. Fundación Augusto César Sandino: Óscar Ortega.

17. Colectivo Luis Tascón: Jesús Ortíz.

18. Plataforma de Encuentro de Lucha Popular: Elvis Zerpa.

19. Colectivo Control Obrero Alcasa: Osvaldo León.

20. Manos Rebeldes del Pueblo (MRP La Vega): Freddy González Peralta.

21. Comunidades Al Mando / Proyecto Nuestra América: Carlos Carles.

22. Asozamora: Victor Reyes.

23. Movimiento Social de Comuneras, Comuneros, de Campesinas y Campesinos Tomasote de Guayana: Alexander Coriano.

24. Periódico Querella: Orlando Vega.

25. Colectivo La Araña TV: Raúl Aguilera.

26. Asociación de Combatientes de Cantaura: Rafael Hurtado.

27. Colectivo Sor Fanny Alfonzo: Carlos Ramos.

28. Plataforma Bolivariana Guayana: Franklin José Paredes.

29. Grupo Inicial: Humberto Vargas Medina.

30. Fundación Alí Primera Monte Piedad: Raúl Boucchchter.

31. Colectivo Comunicacional Divúlgala TV: Alejandro Serrano.

32. Comuneros Corriente Autogestionaria: Ricardo Parra.

33. Asociación Revolucionaria de Combatientes Guerrilleros: Alfredo Chirinos “Treco”.

34. Frente de Combatientes Bolívar-Chávez-Magoya: William Álvarez.

35. Consejo de Mujeres Combatientes por el Socialismo “Epifania Sánchez”: Tarcia Morillo.

36. Fundación Argimiro Gabaldón: Tatiana Gabaldón.

37. Colectivo Mario Petit: Dimas Petit.

38. Movimiento Guevarista Revolucionario (MGR): Rodrigo Vélez, José María Sucre, Antonia Silva.

EN ARGENTINA:

39. Virginia King: activista y defensora de los derechos humanos.

EN SUECIA:

40. Red de Solidaridad con Venezuela Revolucionaria (RESOLVER): José Cheo Sánchez.

PARA ADHERIRSE A ESTE MANIFIESTO FAVOR COMUNICARSE A NUESTROS SIGUIENTES MEDIOS, SEÑALANDO SU NOMBRE, PAÍS DE RESIDENCIA Y ORGANIZACIÓN O MOVIMIENTO SOCIAL AL CUAL PERTENECE:

CORREO ELECTRÓNICO:                              liberenailich@gmail.com.

TWITTER:                                                           @BRISAPARACARLOS