Panamá, 12 jun (Prensa Latina) Después de recesar 80 días, forenses, antropólogos y autoridades judiciales reiniciaron en Panamá la exhumación e identificación de víctimas mortales durante la invasión estadounidense a esta nación en 1989, se conoció hoy.

La fiscal Maribel Caballero dijo al diario La Estrella de Panamá que trabajan en recuperar los cadáveres para cumplir con la solicitud hecha por el Segundo Tribunal de Justicia, el cual abrió 14 expedientes para identificación de restos humanos, a petición de familias y de la Comisión 20 de Diciembre de 1989, que investiga lo ocurrido.

Caballero informó que desde el pasado lunes retomaron las excavaciones en el cementerio capitalino Jardín de Paz, iniciadas en enero último, que deberán extenderse unos 45 días para recuperar las osamentas que analizarán con el fin de determinar si se tratan de los familiares de quienes solicitaron la investigación.

La Fiscalía detuvo temporalmente los trabajos el 20 de marzo pasado, por el aplazamiento de los términos judiciales dictados por la Corte Suprema de Justicia y la suspensión de las labores en el Órgano Judicial, por medidas de prevención ante la pandemia de Covid-19.

Hasta marzo encontraron en una fosa común 70 restos de presuntas víctimas de la acción militar, de los cuales unos 16 los trasladaron a la Morgue Judicial, donde los expertos tomarán las muestras para el análisis de ADN y poder documentar a quiénes pertenecen.

La historia de la cruenta invasión es un enigma, porque el ejército agresor se negó a ofrecer documentación que permita esclarecer lo ocurrido y qué sucedió con un número indeterminado de civiles y militares muertos y desaparecidos durante la acción, mientras solo cuentan con testimonios de testigos y sus anécdotas.

Entre las múltiples versiones, unas de las más reiteradas es la creación de fosas comunes, una de ellas con documentación fotográfica, mientras otros testimonios refieren enterramientos fuera de los cementerios, cadáveres incinerados y otros tirados al mar.

En el 2016, el gobierno panameño creó la Comisión 20 de Diciembre para ‘contribuir al esclarecimiento de la verdad y el pleno conocimiento del número e identidad de las víctimas, así como las violaciones del derecho internacional humanitario y de los derechos humanos’ ocurridas durante la ocupación estadounidense.

La falta de información veraz impide conocer los datos precisos de las víctimas, y mientras el Centro de Estudios Estratégicos de Panamá presentó una lista de 317 nombres, el Jardín de Paz solo tiene identificados a 91 y la Comisión 250 fallecidos por ese motivo.

Por su parte, la resolución 44/240 del 29 de diciembre de 1989 de la Asamblea General de Naciones Unidas reconoció 329 muertos en la acción bélica, la cual consideró una ‘violación flagrante del derecho internacional y de la independencia, soberanía e integridad de los Estados’.

mem/orm/cvl