Brasilia, 10 feb (Prensa Latina) El Partido de los Trabajadores (PT) de Brasil celebra hoy su 40 aniversario de fundado, con nuevos desafíos en su condición de principal organización política opositora al gobierno del presidente ultraderechista Jair Bolsonaro.

Con 53 diputados en la Cámara Federal, la mayor bancada junto con los socialistas liberales (PSL), el PT mantiene su prevalencia como el partido de izquierda más importante de América Latina, con cerca de dos millones de miembros.

Durante uno de los tres días de festival en Río de Janeiro para agasajar los 40 años, la congresista Gleisi Hoffamnn, presidenta del PT, dijo que el largo viaje del partido debe ser celebrado.

‘No siempre fue fácil. A veces es doloroso y difícil. Por eso también tenemos que tener alegría, porque este partido es una preciosidad en la historia política brasileña’, afirmó ante la presencia de uno de sus fundadores, el expresidente Luiz Inácio Lula da Silva.

Agradeció la participación en los festejos de líderes importantes de otros cuatro partidos de izquierda y, detalló que, aunque cada uno ‘tiene su estrategia, las elecciones de 2020 son una oportunidad para hablar de un programa social que unifica el frente progresista’.

Valoró que ‘estos partidos han estado juntos en la lucha contra la reforma de la Seguridad Social, en la defensa de la educación brasileña, en la formación del frente en defensa de la soberanía nacional. Estaban juntos cuando presentamos la propuesta de reforma fiscal que revierte la injusticia social de este país’, acentuó Hoffmann.

Unos de los retos del PT, reflexionó por su parte el reconocido economista Marcio Pochmann, citado por el portal Brasil de Fato, es cómo posicionarse en un escenario histórico en el que el trabajo ya no se basa en los parámetros del siglo XX.

‘La centralidad del trabajo ha cambiado. Hoy en día existe un desajuste entre la antigua representación del trabajador en la industria, la agricultura, la construcción, la labor material, y una nueva centralidad, los servicios, que es el trabajo inmaterial’, argumentó.

Apuntó que con las innovaciones tecnológicas y de comunicaciones, una gran proporción de los trabajadores no dependen de un lugar determinado, como la fábrica, para realizar sus tareas.

El trabajador que solía ser metalúrgico o químico, por ejemplo, tenía una relación de afiliación con su actividad, y la organización en torno a un sindicato y un partido era natural.

Actualmente lo que hacen las personas (Uber y el telemercadeo, por ejemplo) ‘no les da identidad’, refirió Pochmann.

‘Estamos frente a una nueva realidad y, frente a ella, el PT necesita reinventarse a sí mismo, en forma de organización, de relaciones. El partido tiene una base multidimensional y esta necesita ser recalificada en una nueva mentalidad sobre el trabajo y los servicios. Esto no significa tirar a la basura su legado como principal partido de izquierda de América Latina. Pero es necesario actualizarse, mirar hacia adelante’, subrayó el economista.

tgj/ocs