Por Maylín Vidal

Buenos Aires, 29 oct (Prensa Latina) Lleva el apellido Fernández, sin parentesco alguno con Alberto ni Cristina, pero sí con el mismo proyecto político al que contribuirá desde el 10 de diciembre como la legisladora hoy más joven de Argentina y Latinoamérica.

Es Ofelia Fernández, quien con apenas 19 años se convirtió el domingo último en diputada del gobierno de Buenos Aires, un puesto que compartirá con otros 59 miembros, algunos con muchos años de experiencias en la política y también en la vida.

Líder estudiantil, muy comunicativa y carismática, comenzó su vida militante con apenas 13 años, y ya desde que entró al Centro de Estudiantes del colegio Carlos Pellegrini muchos la veían como una dirigente capaz de mover fuerzas, hasta llegar a ser presidenta estudiantil de ese centro, uno de los más reputados de la capital.

Miembro de la organización La Emergente, de izquierda popular, esta aspirante a estudiante de Sociología en la Universidad de Buenos Aires, que odia los números, pero ama las palabras, se hizo muy visible en las luchas que dieron los estudiantes hace dos años atrás, cuando tomaron los colegios por sus reivindicaciones.

La joven que una vez refutó a un periodista en plena transmisión en vivo cuando la denominó ‘chiquita’, es hoy ya legisladora que representa al Frente de Todos y trae a la memoria a aquella líder chilena que fue (es) Camila Vallejo, hoy diputada nacional en su país.

Con su pañuelo verde al cuello o en el brazo, símbolo de la lucha a favor del aborto, Ofelia Fernández ha recorrido en estos meses una intensa jornada en campaña y acompañó en varias ocasiones al candidato a gobernador porteño de su frente, Matías Lammens, quien fue superado en las urnas por el actual y reelecto gobernador Horacio Rodríguez Larreta.

Nacida en el año 2000, esta joven ‘millennial’ política fue a los 15 años la presidenta más joven en la historia del Pellegrini, y a los 16 la primera en ser reelecta, cuenta con más de 336 mil seguidores en Instagram, más que el actual jefe de Gobierno de la ciudad, y casi 170 mil en twitter.

‘Despertamos de la pesadilla y vamos a seguir soñando. Ganamos todos. Gracias a este espacio que con convicción apostó a que la juventud esté tomando decisiones y me convirtió en la legisladora más joven de la historia de la región. Aunque a algunos por acá les esté molestando…’, dijo hace pocos días en sus redes tras el triunfo electoral de Alberto y Cristina Fernández.

Para el diario Página 12, la aparición de Ofelia como legisladora ‘implica algo mucho más potente que esa estadística: representará la inédita sublimación electoral de un espíritu de época sub20 atravesado por reclamos de género, reivindicación de la educación pública, otra forma de vincularse con la práctica política orgánica y nuevos consumos culturales’.

Abanderada de la lucha por la legalización del aborto legal, seguro y gratuito y del feminismo, señala Ofelia que la juventud está muy acostumbrada a confrontar el poder pero no ha disputarlo y su candidatura llegó gracias a lo que denomina ‘la revolución de las hijas’.

La revolución de las pibas (como se le nombra aquí a las jovencitas), esas que salieron a dar gran batalla en las calles contra la violencia de género y el patriarcado, en apoyo a la legalización de la interrupción del embarazo.

Con una tradición militante en la familia -sus abuelas eran peronistas-, la ahora legisladora señaló en días recientes que ‘vienen tiempos mejores’ para Argentina.

Desde su lugar de diputada y con su mirada fresca, contribuirá a echar adelante el país y dentro del poder legislativo porteño luchará otra vez por la despenalización del aborto y en defensa de la educación pública.

rgh/may / Prensa Latina