París, 1 jul (Prensa Latina) Estados Unidos sigue sin digerir la realidad de una Cuba independiente y le impone un conflicto en el que es el agresor, advirtió hoy el académico y ensayista francés Salim Lamrani.

En diálogo con Prensa Latina y ante la pregunta de si es posible una relación constructiva entre los dos países, el estudioso del diferendo Washington-La Habana precisó que es Estados Unidos el que se niega a aceptar vínculos entre iguales con la isla.

Cuba siempre ha expresado su disposición a construir relaciones civilizadas y pacíficas, sobre la base de la igualdad soberana, la reciprocidad y la no injerencia en los asuntos internos, recordó.

Ambas naciones iniciaron el camino del acercamiento en diciembre del 2014 con los entonces presidentes Barack Obama y Raúl Castro, un proceso que condujo a la reanudación de los nexos diplomáticos, la firma de una veintena de acuerdos de beneficio mutuo y al intercambio de criterios al más alto nivel, pero Donald Trump (2017-2021) frenó en 2017 el llamado “deshielo”.

Con Trump fuera de la Casa Blanca, la llegada de Joseph Biden a la Oficina Oval, el vicepresidente estadounidense durante la administración Obama, representó una esperanza de retorno al acercamiento, avalada por sus promesas de campaña.

Para Lamrani, la política del presidente Biden hacia la nación antillana es, en el mejor de los casos, decepcionante.

Durante su campaña electoral, prometió levantar las sanciones draconianas impuestas por Trump – no menos de 240 – y no ha respetado su palabra, dijo el académico francés, quien consideró positivos recientes anuncios de Washington para aliviar restricciones, aunque aclaró que el bloqueo aplicado contra Cuba sigue intacto.

“La estructura vertebral de las sanciones económicas sigue intacta y constituye el principal obstáculo al desarrollo de la isla. Dificulta la vida de todos los cubanos e inflige un sufrimiento arbitrario”, lamentó el profesor universitario en sus declaraciones a Prensa Latina.

De acuerdo con Lamrani, entre Estados Unidos y Cuba existe un conflicto asimétrico, en el cual el primero es el agresor y el segundo una víctima.

“Son los Estados Unidos los que imponen sanciones económicas unilaterales a Cuba. Son los Estados Unidos los que ocupan por la fuerza una parte del territorio soberano de Cuba. Son los Estados Unidos los que promueven públicamente un cambio de régimen en la isla, en violación de las normas más elementales del Derecho Internacional Público”, subrayó.

rgh/wmr