Por: Cicerón Flórez Moya

Se le escucha decir con insistencia al candidato presidencial Federico Guti√©rrez que √©l no tiene jefe ni partido pol√≠tico, que tampoco est√° en la derecha o la izquierda. Niega que sus posibles convicciones o propuestas de gobierno est√©n abrevadas en ideolog√≠a alguna. Sostiene que los problemas colombianos no son resultado de corrientes de esa naturaleza. Guti√©rrez no es el √ļnico con esa m√°scara. La misma en sus intervenciones se pone el presidente Iv√°n Duque. Otros depredadores del poder en la naci√≥n tambi√©n usan ese disfraz. Son vergonzantes en cuanto se refiere a su identidad en asuntos de principios.

La verdad es que toda gesti√≥n p√ļblica tiene una relaci√≥n pol√≠tica, as√≠ se reduzca a lo personal, y esta parte de unas ideas concretas, buenas o desastrosas, asumidas en forma consciente o bajo los avatares del empirismo. La pol√≠tica est√° dictada por las ideas y estas pueden llevar a la cat√°strofe o a la construcci√≥n de bienestar colectivo.

Colombia en sus 200 a√Īos de independencia ha estado gobernada en la mayor parte de tiempo por una derecha amasada con levadura conservadurista, como garant√≠a de impedir el cambio y consolidar el continuismo con todos los atrasos que causa. Atrasos cada vez m√°s desastrosos, evidentes en la realidad abismal predominante.

Pol√≠ticos de la misma camada de Guti√©rrez, vergonzantes de su identidad ideol√≥gica son de derecha, por m√°s que se escondan. Han respaldado todos los actos oficiales que han llevado al pa√≠s a la postraci√≥n. Han buscado frenar los acuerdos de paz y han hecho causa com√ļn con el paramilitarismo y hasta grupos mafiosos. Se han puesto del lado de los actores de la corrupci√≥n para facilitar su impunidad. Al mismo tiempo propagan mentiras contra quienes proponen desamarrar a Colombia del estancamiento en que se encuentra.

Derecha es todo el entramado contra los derechos sociales. Es repetir lo que hicieron Franco en Espa√Īa, Hitler en Alemania y Mussolini en Italia, en tiempos de los reg√≠menes con que ultrajaron a sus pueblos y a la humanidad, en general. Derecha es patrocinar programas asistencialistas y hacer creer que se est√° erradicando la pobreza. Es tambi√©n enga√Īar mediante propaganda oficial en los medios presentando como soluciones lo que no es cierto. Es la aplicaci√≥n del capitalismo salvaje y deshumanizado. Y hace parte del discurso de la derecha calificar de populismo ofrecer la creaci√≥n de empleo con justa remuneraci√≥n, o la gratuidad en la educaci√≥n, o el fortalecimiento del r√©gimen pensional y de los servicios de salud. Derecha es la intolerancia, el racismo, el abuso del poder, el tr√°fico de influencia y el culto a la personalidad para alabar virtudes que no se tienen.

La m√°scara con que se cubren los pol√≠ticos, incapaces de asumir en p√ļblico sus verdaderas ideas, es una contribuci√≥n a enga√Īo. Lo cual debe destaparse para que la naci√≥n entre en el rumbo que la libere de tanta acumulaci√≥n de frustraciones.

Y quien profese unas ideas debe asumirlas y no esconderlas para que se debatan con libertad, como lo impone la democracia.

Puntada

El gobierno no puede seguir tapando el crimen del Putumayo. Lo que sigue es sanción y reparación.

Cicerón Flórez Moya

ciceronflorezm@gmail.com
cflorez@laopinion.com.co