El pasado jueves, la Misión internacional de verificación S.O.S Colombia, presentó el informe final el mismo consta de más de 80 páginas tras la labor de observación y escucha de testimonios de 41 comisionados de 14 países que visitaron la nación entre el 3 y 12 de julio de este año.

En el informe final se describe el tratamiento de guerra empleado por el Gobierno Nacional frente a la protesta social y pacífica de los colombianos, la Comisión de observación destacó que las motivaciones de los ciudadanos se fundamentan en los reclamos frente a la pobreza extrema, la inequidad, la violencia y el incumplimiento del Acuerdo de Paz que casi cumple cinco años.

Dentro de los hallazgos de la Misión están once estrategias de tratamiento de guerra para la protesta social que corresponden al uso excesivo y desproporcionado de la fuerza; la utilización de armamento con municiones no permitidas y el uso indebido de municiones para causar mayor letalidad; métodos de persecución a manifestantes, brigadas de salud, defensores de DDHH y prensa alternativa.

Así mismo dan a conocer los montajes judiciales, suplantación de pruebas o abuso de poder con la judicialización; acciones de terror y control social con toques de queda, infiltración de uniformados en las protestas; paramilitarismo y presencia de civiles armados; violencias basadas en género contra los cuerpos de las mujeres; discursos clasistas y racistas en contra de indígenas, afros y jóvenes de sectores populares.

Por otra parte destacan el aprovechamiento de la noche para perpetrar violaciones de DDHH ataques y ordenes de altos mandos de la Fuerza Pública y del inquilino de la Casa de Nariño en contra del marco legal de la protesta y la competencia de autoridades departamentales.

Dentro de los elementos que impulsaron la movilización, los comisionados internacionales resaltaron las «demandas emergieron de forma específica al calor de la propia coyuntura. Es el caso de la exigencia de oportunidades laborales, educativas y hasta existenciales para las juventudes populares».

La Comisión de Justicia y Paz, la Fundación Forjando Futuros, el Centro de Investigación y Educación Popular – Programa Por la Paz (Cinep-PPP), la plataforma de Derechos Humanos (DDHH). Coordinación Colombia Europa Estados Unidos (CCEEU) y otras organizaciones que hicieron el llamado a los comisionados de la Misión, acompañaron a los verificadores que recorrieron 11 regiones del país y recopilaron más de 180 testimonios de víctimas de la Fuerza Pública.

La misión de Observación presentó más de 40 recomendaciones al Gobierno Nacional, en la que invita a que cesen los señalamientos y amenazas, que se detenga el uso de municiones de impacto cinético para el control del orden público y de manifestantes, que se derogue definitivamente la asistencia militar y se liberen a los jóvenes detenidos de manera arbitraria.